Los créditos en línea pueden ser excesivamente caros.

Obtener un crédito en línea es la forma más práctica, rápida y fácil de conseguir dinero, pero se tiene que asumir en muchas ocasiones un muy alto costo.

El Costo Anual Total (CAT) de un crédito en línea puede ser hasta 30 veces mayor al de la tarjeta bancaria más cara del mercado. El CAT incluye la tasa de interés y todas las comisiones que se pagan a lo largo de un crédito, y mejor ni hablar de los intereses moratorios.

Por ejemplo, en tarjetas de crédito con límite de 4 mil 500 pesos, el CAT es puede ser hasta del 177.7 por ciento, según datos del Banco de México.

Los créditos en línea, con las nuevas entidades financieras enfocadas a este mercado, suelen ser menores a 3 mil pesos pero con un costo mucho más alto, según CONDUSEF.

Por ejemplo, cierta plataforma tiene un CAT máximo de 5 mil 152 por ciento, mientras que en otras es de 4 mil 639 por ciento, otras más de 4 mil 175 y de 3 mil 564 por ciento.

Para Francisco Meré, presidente de Fintech, la asociación que representa a las empresas de servicios financieros por aplicaciones y páginas de internet, los créditos en línea están cubriendo a sectores que difícilmente consiguen un financiamiento rápido.

La mayoría de las empresas operan como Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes).

Bajo este esquema no se establece una tasa de interés por día o mensual, sino que se determina con base al número de días que el deudor tardará en pagar, que puede ser desde dos días hasta tres años.

Por ejemplo: un préstamo de mil pesos para pagarse a 25 días, tienen una tasa de interés de 27.5 por ciento, con lo cual el deudor terminaría pagando mil 275 pesos.

Pero la deuda se convierte en un problema mayor si hay atrasos en los pagos, porque el deudor tendría que pagar 1.87 por ciento del crédito de forma diaria.

Muchos de estos créditos los toman millennials que requieren dinero para hacer un gasto oportuno, como un vuelo que está barato, un celular que está de oferta, o cumplir cualquier capricho. Si ese día no tienen liquidez, solicitan el préstamo y lo pagan en dos días.

Algunas Sofomes cobran comisiones por apertura, las cuales pueden sumarse a los intereses moratorios.

El CAT es alto, porque las empresas se cubren del riesgo de impago.

“Es un crédito de riesgo porque no hay garantía. Se entrega de forma rápida y con base a modelos tecnológicos de riesgo donde analizamos miles de variables en minutos”.

Algunas empresas han sido cuestionadas sobre su índice de morosidad, pero sostienen que es información confidencial.

Ninguna autoridad tiene la información financiera de estas empresas, pues ellas sólo están obligadas a reportar operaciones que pudieran relacionarse con lavado de dinero, de acuerdo con las disposiciones de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.



¿QUIERES SABER MÁS?
Suscríbete a nuestro boletín para recibir más información útil sobre el sector financiero.
Mantenemos tus datos en privado. Aquí puedes conocer nuestro AVISO DE PRIVACIDAD