¿Que es el Bankin as a service (BaaS)?

Ofrecer servicios digitales de banca a terceros mediante el uso de APIs es una realidad que ya está cambiando el panorama financiero. Gracias al ‘Banking as a Service’, o BaaS, distintos  actores del ecosistema digital pueden ofrecer productos bancarios hechos a medida del cliente, dónde y cuándo lo necesiten.

BaaS es un proceso de extremo a extremo que permite a las fintechs y otras entidades no bancarias, conectarse directamente a los sistemas de los bancos a través de APIs para que puedan crear ofertas bancarias a partir de la infraestructura regulada de los proveedores, así como aprovechar las oportunidades del open banking que redefine el entorno de los servicios financieros.

“No es más que pagar por las aplicaciones y servicios de banca a medida que las usas, en vez de comprarlas”.

“Estos servicios solían costarle una fortuna al sector financiero, pero ahora son gratuitos o no muy caros. Hacia ahí va la banca. Se ha convertido en una especie de aplicaciones de ‘plug and play’ que unes para adaptarlas a tu negocio o estilo de vida” menciona Chris Skinner, especialista en Fintechs.

Los bancos tradicionales, expertos en tecnología, pueden enfrentar la amenaza de las Fintechs al mudarse al entorno BaaS para compartir su información e infraestructura. En unos cuantos años, el acceso a este nivel de información será esencial para los clientes que son nativos digitales, y para aquellos que aún no lo son, pero se adaptarán a éste ambiente. Por lo tanto, los bancos que comiencen ahora estarán a la vanguardia y probablemente serán recompensados con una demanda alta.

¿Cómo funciona la banca como servicio?

El proceso de BaaS inicia con una Fintech u otro proveedor externo (TPP, por sus siglas en inglés) que paga una cuota para acceder a la plataforma de BaaS. La institución financiera abre su API al TPP, de este modo permite el acceso a los sistemas e información necesarios para crear nuevos productos bancarios u ofrecer servicios bancarios de marca blanca.

Además de tomar la delantera en el open banking, las instituciones tradicionales que lanzan sus propias plataformas de BaaS están abriendo nuevas fuentes de ingresos. Las dos principales estrategias de monetización de BaaS incluyen cobrar a los clientes una cuota mensual para acceder a la plataforma de BaaS o cobrar a la carta por cada servicio utilizado.

En definitiva, se trata de un proceso de principio a fin, que garantiza la ejecución de un servicio financiero proporcionado a través de la web. Una especie de banca digital bajo demanda abierta a todos los actores que deseen colaborar con estos servicios.



¿QUIERES SABER MÁS?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Suscríbete a nuestro boletín para recibir más información útil sobre el sector financiero.
Mantenemos tus datos en privado. Aquí puedes conocer nuestro AVISO DE PRIVACIDAD